Search
  • Alivia Health

9 cosas que deberías saber acerca de la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso que afecta al cerebro y la médula espinal. Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, se desconoce qué la causa, pero se cree que puede ser una enfermedad autoinmune, que ocurre cuando el cuerpo se ataca a sí mismo.


La página web Healthline, indica que cuando padeces EM, el sistema inmunológico ataca la mielina, que es una sustancia que cubre los nervios. Entonces, los nervios desprotegidos no pueden funcionar debidamente. El daño a los nervios produce una amplia gama de síntomas que varían en gravedad. A continuación, algunos datos que quizás desconoces acerca de esta condición.



1. La EM es una condición crónica


Según Healthline, la esclerosis múltiple es una afección crónica, lo que significa que es duradera y no tiene cura. Dicho esto, es importante saber que para la gran mayoría de las personas que tienen EM, la enfermedad no es mortal. La mayoría de los 2.3 millones de personas con EM en todo el mundo tienen una esperanza de vida estándar. Sólo unos pocos pueden tener complicaciones tan graves que acorten su vida. Aunque la EM es una enfermedad de por vida, muchos de sus síntomas se pueden controlar con medicamentos y ajustes en el estilo de vida.


2. La EM afecta a los adultos más jóvenes y, a menudo, a las mujeres


Aunque la EM se puede diagnosticar en niños y adultos mayores, los afectados generalmente se diagnostican entre las edades de 20 y 50, según la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple (NMSS). Si el diagnóstico se realiza cuando la persona tiene más de 50 años, generalmente se denomina EM de aparición tardía. Los adultos mayores a veces tienen más dificultades para encontrar un diagnóstico debido a otras afecciones relacionadas con la edad y que tienen síntomas similares. Las mujeres tienen de dos a tres veces más probabilidades de desarrollar EM que otras personas.


3. La EM puede ser muy difícil de diagnosticar


Es posible que los síntomas y las pruebas individuales no sean suficientes para diagnosticar definitivamente la EM. La condición comparte síntomas con otras afecciones, lo que dificulta la identificación de la fuente. Por lo general, se requieren múltiples pruebas para descartar otras posibles causas de los síntomas, que incluyen:


  • análisis de sangre

  • exámenes neurológicos

  • imagen por resonancia magnética (IRM)

  • prueba de potenciales evocados visuales (PEV)

  • análisis de líquido cefalorraquídeo

  • tomografía de coherencia óptica (OCT)


4. Los síntomas de la EM pueden variar


La lista de posibles síntomas de la EM es larga. Incluye entumecimiento y hormigueo, problemas de visión, problemas de equilibrio y movilidad y dificultad para hablar. No existe un síntoma "típico" de la EM, porque cada persona experimenta la enfermedad de manera diferente. Los mismos síntomas pueden aparecer y desaparecer con frecuencia, o puede recuperar una función perdida, como el control de la vejiga.


5. La EM implica recaídas y remisión


La mayoría de las personas que buscan tratamiento para la EM atraviesan recaídas y remisiones. La remisión es un período en el que tiene una mejoría de sus síntomas recurrentes. Una remisión puede durar semanas, meses o, en algunos casos, años. Pero la remisión no significa que ya no tenga EM. Los medicamentos para la EM pueden ayudar a reducir las posibilidades de desarrollar nuevos síntomas, pero aún tiene EM. Es probable que los síntomas vuelvan a aparecer en algún momento.


6. Hay un lado cognitivo de la EM


El daño que la EM provoca a los nervios también puede afectar su pensamiento crítico y otras habilidades cognitivas (mentales). No es raro que las personas con EM tengan problemas de memoria y para encontrar las palabras adecuadas para expresarse. Otros efectos cognitivos pueden incluir:


  • incapacidad para concentrarse o prestar atención

  • habilidades de resolución de problemas deterioradas

  • problemas con las relaciones espaciales (saber dónde está su cuerpo en el espacio)


7. La EM es una enfermedad silenciosa


La EM se etiqueta como una "enfermedad silenciosa" o una "enfermedad invisible". Muchas personas con EM no se ven diferentes de las que no la tienen, porque algunos de los síntomas, como visión borrosa, problemas sensoriales y dolor crónico, no son visibles. Sin embargo, una persona con EM puede necesitar adaptaciones especiales aunque no tenga problemas de movilidad y parezca estar bien. La EM también se denomina enfermedad silenciosa porque incluso durante la remisión, la enfermedad aún progresa. Esto a veces se conoce como la "progresión silenciosa" de la EM.


8. Mantenerse fresco ayuda


Los médicos recomiendan que las personas con EM se mantengan tranquilas siempre que sea posible. La intolerancia al calor es un problema común y a menudo provoca una exacerbación de los síntomas. Es posible que experimente un aumento en los síntomas de:


  • clima caluroso o exposición al sol

  • fiebre o enfermedad

  • baños o duchas calientes

  • sobrecalentamiento por el ejercicio


9. La vitamina D juega un papel importante


Investigaciones han demostrado un vínculo entre la vitamina D y la EM. El nutriente puede actuar como protector contra la EM y puede provocar menos recaídas en las personas que ya padecen la enfermedad. La luz solar desencadena la producción de vitamina D en su cuerpo, pero la exposición al sol también puede provocar síntomas inducidos por el calor. Fuentes de vitamina D menos riesgosas pueden incluir leche fortificada, jugo de china y ciertos cereales para el desayuno. El aceite de hígado de bacalao, el pez espada, el salmón, el atún y los huevos también son fuentes naturales de vitamina D. Más detalles, aquí.


¿Conoces nuestro Programa de Manejo de Esclerosis Múltiple? Accede aquí para detalles.

*Fuentes: Healthline y US National Library of Medicine

1,201 views0 comments