top of page

El ejercicio durante la quimioterapia ayuda en la recuperación del corazón y los pulmones

Cuando una persona está recibiendo quimioterapia, quizá en lo último que piense sea en el ejercicio. Ahora, una nueva investigación sugiere que quizá deba ser lo primero en lo que piense.

Hacer ejercicio durante la quimioterapia es seguro, mejora la función cardiaca y respiratoria a largo plazo, y podría ayudar a aliviar algunos de los estragos del tratamiento, informan unos investigadores holandeses. Si una persona no puede hacer ejercicio durante la quimioterapia, entonces debe comenzar tras el tratamiento, para normalizar la función cardiaca, añadieron.

"Estos hallazgos sugieren que el momento óptimo para el ejercicio físico es durante la quimioterapia", señaló la autora sénior del estudio, la Dra. Annemiek Walenkamp, oncóloga médica del Centro Médico de la Universidad de Groninga, en Países Bajos.

"Pero iniciar un programa de ejercicio tras la quimioterapia es una alternativa viable, cuando el ejercicio durante la quimioterapia no es posible", planteó Walenkamp. "Esperamos que los proveedores de atención de la salud orienten a los pacientes para que participen en intervenciones de ejercicio durante el tratamiento para el cáncer".

Durante la quimioterapia, el consumo máximo de oxígeno, un predictor de la salud cardiaca, en general se reduce en hasta un 25 por ciento, anotaron los investigadores. El tratamiento para el cáncer también puede afectar a la calidad de vida y a la aptitud cardiaca y respiratoria. Y esto no es todo: puede provocar una fatiga extrema, y muerte cardiovascular, añadieron.

En el estudio, Walenkamp y sus colegas observaron los beneficios del ejercicio entre los pacientes en un programa de ejercicio personalizado. Los pacientes sufrían de cáncer de mama, cáncer de colon, cáncer de testículo o linfoma no Hodgkin. Todos debían someterse a quimioterapia. Los participantes fueron elegidos al azar para participar en un programa de ejercicio de 24 semanas durante o después del tratamiento.

El ejercicio incluía una bicicleta estacionaria, máquinas de pesas, pesas libres y bádminton.

Al final, los investigadores encontraron que los que hicieron ejercicio durante la quimioterapia se sentían menos cansados y hacían más ejercicio. Además, también tenían una mejor función cardiaca y respiratoria, así como una mayor fuerza muscular.

Los que comenzaron a hacer ejercicio tres meses tras la quimioterapia también mostraron cierta mejora. Ambos grupos volvieron a su aptitud cardiorrespiratoria normal un año después de completar el programa de ejercicio, encontraron los investigadores.

El informe se publicó en la edición del 18 de octubre de la revista JACC: CardioOncology.

"Animo a los pacientes a mantener toda la normalidad posible y tolerada durante sus tratamientos", dijo Yang. "Comprendo que quizá no puedan hacer ejercicio al mismo nivel que antes de los tratamientos para el cáncer, pero enfatizo, a ellos y a sus familias, que el ejercicio y una alimentación saludable son primordiales, y que serán una gran inversión en su calidad de vida a largo plazo. Y, como este estudio demuestra, si no puede hacer ejercicio durante los tratamientos, comience después... mejor tarde que nunca".

Más información

Aprende más sobre el cáncer y el ejercicio en la Asociación Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

 

*Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

*Fuente: HealthDay News

Copyright © 2022 HealthDay. All rights reserved.

15 visualizaciones0 comentarios

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page