top of page
Buscar

La obesidad grave disminuiría más rápido de la inmunidad por la vacuna contra COVID-19

Las personas con obesidad grave quizá necesiten un refuerzo de la vacuna contra COVID-19 más frecuente para mantener su inmunidad activa, sugiere una investigación reciente.

La protección de las vacunas se redujo con una mayor rapidez entre las personas con una obesidad grave, en comparación con las de un peso normal, según unos científicos de la Universidad de Cambridge y la Universidad de Edimburgo, en Reino Unido.

"Dada la alta prevalencia de obesidad en todo el mundo, esto plantea un importante desafío para los servicios de salud pública", comentó en un comunicado de prensa de la Cambridge la coautora del estudio, Sadaf Farooqi, del Instituto de Ciencias del Metabolismo Wellcome-MRC de la Cambridge.

Investigaciones anteriores han mostrado que la vacunación contra la COVID ha tenido una alta efectividad para reducir los síntomas, la hospitalización y la muerte, incluso en las personas obesas. Pero los niveles de anticuerpos podrían ser más bajos entre las personas obesas vacunadas, lo que potencialmente las pone en un riesgo más alto de enfermedad y muerte, anotaron los investigadores.

Cómo se hizo el estudio


Para estudiarlo, un equipo de la Universidad de Edimburgo, dirigido por Aziz Sheikh, evaluó datos que monitorearon la salud de 3.5 millones de escoceses, como parte del estudio EAVE II.

En específico, observaron las hospitalizaciones y las muertes por la COVID-19 entre los adultos que recibieron dos dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer-BioNTech o la vacuna de AstraZeneca. (La vacuna de AstraZeneca no se ofrece en Estados Unidos).

Quienes tenían un índice de masa corporal (IMC) de a partir de 40, que se considera una obesidad extrema, presentaban un riesgo un 76 por ciento más alto de unos resultados graves con la COVID-19, en comparación con los que tenían un IMC normal. También se observó un aumento modesto en el riesgo en las personas cuyo IMC era de 30 a 39.9, lo que se considera como tener obesidad, en lugar de obesidad grave, y entre las que tenían un peso insuficiente.

Las personas con una obesidad grave tenían infecciones postvacunación tras la segunda dosis de la vacuna antes (tras 10 semanas) que las que tenían obesidad (tras 15 semanas) y las que tenían un peso normal (tras 20 semanas), encontró el estudio.

"Nuestros hallazgos demuestran que la protección obtenida mediante la vacuna contra la COVID-19 se reduce más rápido entre las personas con una obesidad grave que entre las que tienen un índice de masa corporal normal", apuntó Sheikh.

Por otro lado, un equipo de la Universidad de Edimburgo estudió a pacientes hospitalizados en Cambridge, y comparó el número y la función de las células inmunitarias en su sangre con las de personas de peso normal.

Seis meses tras una segunda dosis de la vacuna, las personas con una obesidad grave tenían unos niveles de anticuerpos contra la COVID-19 similares a las de peso normal.

Pero la capacidad de estos anticuerpos de funcionar con eficiencia para combatir al virus se había reducido en las personas con obesidad. Alrededor de un 55 por ciento de las personas con una obesidad grave tenían una "capacidad neutralizante" incuantificable o indetectable, en comparación con un 12 por ciento de las personas con un IMC normal, encontraron los investigadores.

Tras una tercera dosis de la vacuna, la capacidad de los anticuerpos de neutralizar el virus se restauró tanto en los individuos con un peso normal como en los que tenían una obesidad grave. De nuevo, la obesidad se redujo con una mayor rapidez entre los que tenían una obesidad grave.

"Es promisorio ver que las vacunas de refuerzo restauran la efectividad de los anticuerpos en las personas con una obesidad grave, pero es preocupante que sus niveles se reduzcan con una mayor rapidez", comentó el coautor, el Dr. James Thaventhiran, líder grupal de la Unidad de Toxicología MRC, en Cambridge. "Esto muestra que las vacunas funcionan igual de bien en las personas obesas, pero la protección no dura tanto".

Los hallazgos del estudio se publicaron en la edición del 11 de mayo de la revista Nature Medicine.

Más información


Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la obesidad y la COVID-19.

 

*Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

*Fuente: HealthDay News

Copyright © 2023 HealthDay. All rights reserved.

18 visualizaciones0 comentarios

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page