Search
  • Alivia Health

Lo que debes saber sobre las vacunas de COVID-19 y la mamografía

Si bien es cierto que algunas mujeres desarrollan inflamación en los ganglios linfáticos axilares luego de recibir la vacuna contra COVID-19, esto puede ser una reacción normal del sistema inmunológico a la vacuna. Según la Society of Breast Imaging, esta inflamación suele desaparecer por sí misma en unos días o semanas.


Esta información adquiere especial relevancia, debido a que los radiólogos miran de cerca cualquier cambio que se refleje en una mamografía. Una inflamación en los ganglios linfáticos axilares puede verse en una mamografía y podría ser una señal de alerta de cáncer de seno.


Por eso, la organización recomienda que las mujeres de 40 años o más se realicen su mamografía de rutina antes de recibir la vacuna contra COVID-19 o al menos cuatro (4) semanas después de la segunda dosis. Esto reduce la posibilidad de que la inflamación de los ganglios linfáticos axilares (como consecuencia de la vacuna) aparezca en la mamografía.


Riesgo e importancia de la detección temprana


Durante el Mes de Concienciación del Cáncer de Seno, aprovechamos para insistir en la importancia de que toda mujer mayor de 40 años, se realice su mamografía de rutina anualmente. La Sociedad Americana del Cáncer indica que, para propósitos de detección, se considera que una mujer tiene un riesgo promedio si no presenta antecedentes personales de cáncer de seno, un antecedente familiar de cáncer de seno significativo, o una mutación genética conocida que aumente el riesgo de este cáncer (como en un gen BRCA), y no recibió radioterapia dirigida al tórax antes de los 30 años de edad.


  • Las mujeres de 40 a 44 años tienen la opción de iniciar la detección con un mamograma (mamografía) cada año.

  • Las mujeres de 45 a 54 años deben someterse a un mamograma cada año.

  • A partir de los 55 años, las mujeres pueden cambiar a un mamograma cada 2 años, o pueden optar por continuar con sus mamogramas anualmente. Los exámenes de detección deben continuar siempre y cuando la mujer se encuentre en buen estado de salud y se espera que viva al menos 10 años más.


Lee también: Casi todos los pacientes con cáncer responden bien a las vacunas contra COVID-19


Las mamografías de rutina pueden salvar vidas, ya que son la mejor herramienta para lograr una detección temprana del cáncer de seno. No se recomienda posponer su mamografía si está significativamente atrasada.


Para conocer más acerca de los métodos de Prevención Temprana del cáncer de seno, visita la página de la Sociedad Americana del Cáncer.

*Fuentes: Society of Breast Imaging (SBI), Fundación Susan G. Komen - Puerto Rico, y Sociedad Americana del Cáncer.

53 views0 comments