Search
  • Alivia Health

Cómo saber si estás tomando los medicamentos como se supone

Uno de los mayores retos para mejorar cuando padeces de una condición suele ser la responsabilidad de tomar las medicinas de la manera en que indica el médico. A esto, comúnmente se le llama adherencia. Generalmente se define como la medida en que los pacientes toman medicamentos según lo indicado por sus médicos. Esto implica factores como surtir sus recetas en farmacia, recordar tomar medicamentos a tiempo y comprender las instrucciones.



La Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) enumera varias barreras que pueden complicar el que un paciente sea adherente a su tratamiento:


  • Incapacidad para pagar por los medicamentos

  • Incredulidad de que el tratamiento sea necesario o que ayude a mejorar

  • Dificultad para mantenerse al día con múltiples medicamentos o con horarios complejos para tomar las dosis

  • Confusión acerca de cómo y cuándo tomar el medicamento


La mala adherencia puede interferir con la capacidad de tratar muchas enfermedades, lo que conduce a mayores complicaciones de la enfermedad y una peor calidad de vida para los pacientes.


A continuación, compartimos algunos consejos que da la FDA para tomar los medicamentos de la manera adecuada o de cómo hablar con tu médico acerca de tu tratamiento.


Antibióticos


Si te sientes mejor y ya no tienes síntomas, es posible que pienses que tu enfermedad está curada. Pero si tienes una infección bacteriana, esto puede ser una suposición peligrosa.


Si no se toma el curso completo de los antibióticos, es probable que un pequeño número de bacterias sigan vivas. Es probable que estos gérmenes sobrevivientes tengan cierta resistencia natural al antibiótico.


Es importante tomar los antibióticos de la manera correcta y tomar los medicamentos exactamente como lo indique tu médico.


  • Toma todas las dosis de antibiótico, aunque la infección esté mejorando.

  • No pares de tomarlos a menos que el médico indique lo contrario.

  • No compartas antibióticos con otras personas.

  • No guardes antibióticos inacabados por otro momento.


Medicamentos para el VIH


Según Richard Klein, director del programa de VIH/SIDA de la Oficina de Iniciativas Especiales de Salud de la FDA, las personas con VIH/SIDA suelen tener dificultad para tomar medicamentos según indicado por su médico.


Cuando los pacientes con VIH se saltan las dosis o dejan de tomar un medicamento recetado, pueden desarrollar cepas de VIH resistentes a los medicamentos que están tomando e incluso a algunos medicamentos que aún no han tomado. Esto puede resultar en menos opciones de tratamiento si necesita cambiar los regímenes de tratamiento en el futuro.


Consejos


La FDA recomienda que te comuniques con tu profesional de la salud. Si los efectos secundarios de los medicamentos te molestan, habla con tu médico o farmacéutico sobre lo que puedes hacer para disminuir el problema. Es posible que puedas cambiar a un medicamento diferente o que el médico pueda ajustar el tiempo de la dosis.


Asegúrate de entender cuánto tiempo debes tomar el medicamento. Algunas preguntas que debes hacer cuando te recetan un medicamento nuevo son:


  • ¿Es necesario vaciar la botella, o puedo dejar de tomar este medicamento una vez que me sienta mejor?

  • ¿Tendré que solicitar repetición o podré interrumpir el tratamiento una vez la botella esté vacía?


Infórmale a tu médico si pagar por medicamentos recetados es un problema. Es posible que el médico pueda recetar un medicamento genérico u ofrecer otras sugerencias para compensar el costo de un medicamento. Los medicamentos genéricos utilizan los mismos ingredientes activos y se demuestra que funcionan de la misma manera en el cuerpo, pero pueden costar entre un 30% y un 80 por ciento menos. Los genéricos también tienen los mismos riesgos y beneficios que sus contrapartes de marca.


Establece rutinas para tomar los medicamentos. Puede ayudar el conectar la toma de medicamentos con alguna actividad que realices todos los días, como desayunar o ir a la cama.


Guarda los medicamentos en un lugar donde puedas verlos. Por ejemplo, si debes tomarlo con comida, guárdalo en un lugar cercano a la mesa de comida.


Utiliza contenedores de dosificación diarios. Estos están disponibles en la mayoría de las farmacias y te permiten mantener medicamentos en compartimentos que están etiquetados con los días de la semana y varias frecuencias de dosificación.

*Fuente: FDA.gov

45 views0 comments