top of page
Buscar

Dos años de inmunoterapia para un cáncer de pulmón avanzado podrían ser suficientes

Las perspectivas de supervivencia han aumentado de forma significativa para los pacientes con un cáncer de pulmón en etapa tardía, desde la llegada de medicamentos conocidos como inhibidores de puntos de control inmunitario.

Pero no se sabía exactamente cuánto tiempo los pacientes con un cáncer de pulmón de células no pequeñas (CPCNP) deben recibir inmunoterapia. Hasta ahora.

Según una nueva investigación en que participaron más de 1,000 pacientes, los que tienen una enfermedad estable pueden parar el tratamiento tras dos años sin poner sus probabilidades de supervivencia en peligro. ("Estable" significa que su cáncer de pulmón no muestra ninguna señal de progresión).

Los investigadores encontraron que a los que pararon a los 24 meses les fue igual de bien que a los pacientes que siguieron tomando el fármaco de forma indefinida.

Además, descontinuar la quimioterapia tras dos años podría reducir el riesgo de unas desventajas que pueden acompañar al tratamiento inhibidor abierto, apuntaron los investigadores.

"El tratamiento a largo plazo con inmunoterapia conlleva un riesgo significativo de toxicidad", explicó la autora principal del estudio, la Dra. Lova Sun, profesora asistente de hematología y oncología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

Sun apuntó que la inmunoterapia también es bastante cara, de forma que mientras más tiempo siguen los pacientes en el tratamiento, mayor es el potencial de costos de desembolso, dependiendo del seguro.

Según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU., los inhibidores de puntos de control inmunitario también plantean un riesgo de una amplia variedad de efectos secundarios, entre ellos sarpullidos, diarrea y fatiga. En unos casos raros, el tratamiento también puede desencadenar una inflamación generalizada, lo que puede interferir con el funcionamiento adecuado de los órganos.

Entre los medicamentos de inmunoterapia dirigidos se encuentran pembrolizumab (Keytruda), ipilimumab (Yervoy), nivolumab (Opdivo) y atezolizumab (Tecentriq).

Funcionan al prevenir que las células tumorales saboteen un arma clave del sistema inmunitario: las células T.


Las células T pueden ser efectivas para matar a las células de cáncer. El problema es que cuando un cáncer de pulmón se desarrolla, unas proteínas que se encuentran en las células tumorales acaban encontrando y vinculándose con unas proteínas que se encuentran en las células T. El resultado es que las células T se desactivan.

Pero los inhibidores de puntos de control pueden evitar que esta vinculación ocurra en primer lugar. Al hacerlo, el tratamiento conserva la potencia de las células T para luchar contra el cáncer.

En este trabajo, los investigadores estudiaron a unos 14,400 pacientes con un CPCNP avanzado, y usaron información de una base de datos nacional de EE. UU.

Todos tenían a partir de 18 años, y habían sido diagnosticados con un CPCNP entre 2016 y 2020. Y todos habían recibido inmunoterapia, a veces en conjunto con quimioterapia.

Dos años tras el inicio de la inmunoterapia, apenas alrededor de 1,100 pacientes seguían con vida, no habían comenzado ningún tratamiento adicional, y tenían un cáncer que estaba estable.

Entre este grupo, una quinta parte habían dejado de tomar los inhibidores de puntos de control precisamente a los dos años. Todos los que continuaron el tratamiento más allá de este punto se caracterizaron como pacientes en un tratamiento "indefinido".

Tras comparar las tasas de supervivencia de ambos grupos, el equipo del estudio encontró unos resultados casi idénticos: una supervivencia de un 79 por ciento entre los que pararon el tratamiento, en comparación con un 81 por ciento entre el grupo con el tratamiento continuo. Se consideró que la diferencia era "estadísticamente" insignificante.

Recepción en la comunidad médica


El Dr. Thomas Marron es director de la unidad de ensayos en etapa temprana del Instituto Oncológico Tisch de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Dijo que, en los pacientes con un cáncer de pulmón, los inhibidores de puntos de control en esencia han duplicado la esperanza de vida, y que es probable que hayan curado el cáncer por completo en entre un 10 y un 30 por ciento de los pacientes.

De hecho, "la inmunoterapia está curando lo que antes era un cáncer incurable", comentó Marron, que no formó parte del equipo de estudio.

Aún así, anotó que la "toxicidad financiera para los pacientes" que toman el tratamiento durante años es significativa, incluso para los pacientes ricos, dependiendo del lugar en que viven y su seguro.

"Además de los copagos de la terapia, hay que tomar en cuenta los copagos de todas las pruebas de sangre y evaluaciones con imágenes, que pueden ser altos, además del tránsito hasta y desde el centro oncológico cada pocas semanas, durante años", explicó Marron.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 4 de junio de la revista JAMA Oncology, y se presentaron en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology), en Chicago.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre los inhibidores de puntos de control inmunitarios.

 

*Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

*Fuente: HealthDay News

Copyright © 2023 HealthDay. All rights reserved.

35 visualizaciones0 comentarios

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page